Primer Pascua de mi bebé

Puede que tu bebé sea demasiado pequeño para decorar un huevo duro o ir a la caza del huevo, pero todavía hay muchas maneras de hacer de la Pascua un evento educativo y divertido. 

Aquí tienes algunas ideas para empezar:                                                                  

El escondite

Uno de los mejores juegos para jugar con tu bebé es el "escondite". Es tradicional, sencillo de organizar, educativo y muy divertido. 

Una marioneta de conejo y una rana desplegable son maravillosos juguetes de escondite. Proporcionan una gran cantidad de oportunidades de aprendizaje, desde la estimulación visual hasta el desarrollo del habla y el lenguaje. Además, fomentan una rica interacción entre los padres y el bebé y el elemento sorpresa que tanto les gusta. 

Para desarrollar el pensamiento, la memoria y la coordinación mano-ojo de tu bebé, esconde un huevo de plástico bajo un paño o una taza. Diga "¿Dónde está el huevo?". Si tu bebé está en la fase de alcanzar y agarrar, lo buscará, aunque no esté a la vista. A partir de los nueve meses, tu bebé puede prolongar deliberadamente la diversión escondiendo el objeto para que lo descubras.

Libros de Pascua

Los libros tridimensionales con grandes ilustraciones de colores vivos, materiales texturizados y dibujos de escondite que fomentan la interacción son excelentes regalos de Pascua para los bebés. Tu bebé puede investigar las propiedades de una textura con la punta de los dedos o pasar las páginas para descubrir algo nuevo. Tu voz y tus expresiones faciales captarán el interés y la atención de tu bebé y animarán su experiencia del mundo. Y lo mejor de todo es que tu bebé disfrutará abrazándote, lo que tiene un gran impacto en su futuro aprendizaje y desarrollo. Los estudios demuestran que los bebés a los que se abraza con regularidad tienen un cerebro más grande que los que se ven privados de un contacto físico cercano y afectuoso.  


Canciones de Pascua  

Céntrate en las canciones de Pascua, como "Peter Rabbit" y "5 little Ducks". Aunque tu bebé no entienda la letra, disfrutará del sonido de tu voz y de tus gestos faciales y movimientos corporales. Estas canciones tradicionales tienen un tema repetitivo, que ayuda a establecer un sentido del orden (razonamiento matemático) y una sensación de seguridad. También constituyen un poderoso estímulo para el desarrollo lingüístico y social.    

Juegos de Pascua  

Una actividad sencilla como hacer rodar un huevo de plástico por el suelo fomentará toda una serie de habilidades de movilidad, así como la coordinación mano-ojo y la exploración sensorial. Cuando tu bebé sea un poco mayor, puedes sentarte en el suelo y hacer rodar el huevo de un lado a otro o hacerlo rodar por una pendiente para que lo coja. Un huevo que emite sonidos juguetones será una fuente inagotable de entretenimiento y diversión. Lo mejor de todo es que tus interacciones de calidad marcarán una gran diferencia en el desarrollo emocional y el aprendizaje de tu bebé.  


Huevos nido  

Hacia el final del primer año, tu bebé disfrutará con actividades que fomenten el uso de la pinza. Un juego de huevos multicolor, por ejemplo, es una magnífica oportunidad educativa. Cuando tu bebé intente anidar los huevos, aprenderá sobre el tamaño y el espacio, lo que constituye la base de la conciencia matemática y espacial. Estas habilidades le servirán para el futuro.  

Excursión de Pascua

El aire primaveral ofrece la oportunidad perfecta para estimular el sentido del olfato de tu bebé. La fragancia de las flores, la hierba cortada, las hojas nuevas que crecen y el olor de la lluvia ayudarán a tu bebé a conocer el mundo. El aire fresco contiene altos niveles de iones negativos que pueden tener un impacto positivo en la salud y la función cerebral de tu bebé. La luz del sol aporta la vitamina D que tu bebé necesita para tener unos huesos fuertes y sanos y le protege de una serie de enfermedades y trastornos comunes. 


Capta la ocasión  

Para celebrar la ocasión, viste a tu bebé con un traje de Pascua. Tu bebé estará adorable con un disfraz de conejito. Capta el momento con la cámara. Una fotografía te permitirá recordar la primera Pascua de tu bebé durante muchos años.